Todos Somos Capas

Todos somos seres multicapa. Nuestra existencia está dividida en múltiples planos y cada plano contiene una parte importante de todo nuestro ser.

Todos Somos Capas

Nuestra conciencia es la combinación de todas nuestras partes existiendo en diferentes planos y creo que los planos que contienen las partes más importantes son:

TANJA — Plano físico
Este plano contiene la realidad visible, el mundo tangible a nuestro alrededor y es el primer nivel del bloque anidado. Vibra con las frecuencias más bajas de los tres niveles, lo cual crea clústers más densos (sólidos) que son más difíciles de integrar.

MAEUM — Plano Astral/Mental
Este plano combina las emociones y los pensamientos en un solo campo y es el segundo nivel del bloque anidado. Su frecuencia de vibración es más alta y más ligera que la del plano físico. Se comporta más como un líquido que va llevando a los clústers como un mar. Estos clústers son aún más etéreos y se doblan con facilidad, se mezclan y se funden en una sola para crear otras más grandes y complejas.

INFINITI — Plano Espiritual
Este es el tercer plano y el más elevado del grupo anidado y es aquí donde nuestra alma o nuestro ser más elevado vive. Tiene la frecuencia de vibración más elevada de los tres planos y es el más abstracto de ellos. Mayormente dispersa y con apariencia menos secuencial.

Dada la naturaleza enredada de estos planos, cuando una parte de nosotros en un plano desencadena una acción, ésta genera un cambio equivalente en los clústers conectados con los otros planos, forzando así un realineamiento de los planos y cambiando el estado de nuestra conciencia.
Cuando pensamos en una playa tranquila y soleada, activamos un intercambio de energía entre los planos y dependiendo de nuestra percepción acerca de las playas, la energía vibrará a un ritmo más lento (nos relajamos) si nos gustan, o nuestra energía vibrará a un ritmo más rápido (nos estresamos) si no nos gustan.
Los mismos principios pueden ser aplicados cuando desencadenamos una acción que afectará a otro individuo.
Cuando damos la mano, creamos una realineación en los planos de la otra persona y, dependiendo de su percepción de la experiencia, su vibración de energía disminuirá y se volverá más armoniosa (afecto / comodidad) o se volverá más alta y más inestable (molestia / incomodidad).

Vale la pena mencionar que estas interacciones no solo pueden ocurrir en el plano físico, sino también en los otros dos planos. Recordemos que todos somos parte del mismo campo de energía, por lo que un cambio en nuestro campo personal finalmente creará un impacto en el campo general e inevitablemente afectará a otros, de forma similar a como funciona una telaraña, donde si hay una vibración de un lado, las ondas viajarán y harán que otras partes vibren a una frecuencia diferente. Probablemente este sea el concepto detrás del efecto mariposa descrito y estudiado por la teoría del caos.

Al comprender estos conceptos básicos y estas interacciones, podemos tener una buena base para comprender mejor cómo es que cada acción que hacemos afecta no solo a nuestro estado personal, sino a todo lo que nos rodea, incluidas otras personas.

https_favicon